Gian, el bebé que sobrevivió a las 100 convulsiones diarias.

Gian Franco Postaue Zarate de cinco años, vive en Lambaré con sus padres Jean Postaue y Alicia Zarate.

Gian padece Enecefalopatía Epiléptica Lennx Gastaut, una epilepsia refractaria de difícil control.

A los cuatro meses experimentó su primera convulsión, llegando a tener hasta 100 ataques por día. A causa de esto, se generó en él un retraso psicomotor, lo cual hizo que en la actualidad no pueda caminar. Incluso, antes de consumir el aceite de cannabis, el pequeño no podía mantenerse mucho tiempo sentado, mantener la cabeza erguida y alimentarse con normalidad.

Su madre Alicia, cuenta que a los nueve meses de vida decidieron junto a su marido, seguir un tratamiento médico en Argentina, ya que los medicamentos que le recetaban no calmaban las convulsiones y el estado de salud de su hijo se iba agravando. El bebé perdía peso y dormía todo el tiempo, debido a las crisis.

Dos años de tratamiento, sin resultados

Tras persistir dos años en Buenos Aires, los resultados no fueron los esperados, Gian continuaba con las constantes convulsiones, así que Alicia y Jean decidieron volver.
Buscando alternativas, una pareja de amigos recomendó a los padres de Gian el uso de aceite de cannabis, porque la hija de estos últimos se estaba tratando con el medicamento y le estaba resultando de maravillas.

Cambió la vida de la familia

Desde hace tres meses, el pequeño toma todos los días cinco miligramos del aceite y los beneficios son notorios. “No solo la vida de Gian cambió, sino también la nuestra. Sus crisis disminuyeron en un 70%, está más conectado con el entorno, tiene buen control de la columna, empezó a gatear de nuevo, sonríe y juega con su hermanito, duerme mejor, tiene apetito, come frutas y lácteos que antes no toleraba”, señaló la mamá.

Gian, jugando con su hermanito menor Thiago. Desde que consume el aceite medicinal juega, gatea, sonríe y presta atención a su entorno.

El Dr. Víctor Gaona, especialista en neurología fue quien recomendó la dosis de aceite medicinal de cannabis a Gian y es quien solicita al MSPyBS el permiso de importación del medicamento.
Aproximadamente cada tres meses sus padres deben mandar traer de los EE.UU el frasco que tiene un costo aproximado de G. 2.000.000.

Permiso de importación del aceite medicinal del cannabis.

Medicina vital

Así como Gian, son varios los niños que precisan de esa medicina en su día a día, muchos incluso no tienen acceso a ella por el alto costo. CAMEDPAR ruega que las autoridades investiguen las propiedades del cannabis y subsidien el medicamento para que la calidad de vida de las familias de escasos recursos pueda mejorar.
Comentarios